Porteo ergonómico, primera parte

Porteo ergonómico, primera parte


¿Qué es el porteo ergonómico?

El porteo es un sistema de transporte que asegura un contacto constante entre el bebé/ niño (porteado) y el adulto (porteador). No hay límite de edad o peso.
Es indispensable que el portabebé que hayamos elegido nos permita un porteo ergonómico, para el bebé y el porteador. Es decir que respete la postura natural del bebé según su etapa de desarrollo y que reparta correctamente el peso del bebé en el porteador.

¿Qué postura no es ergonómica?

La postura del bebé mirando hacia fuera es perjudicial. La forma natural de la espalda es en forma de C y al tenerla contra el cuerpo del porteador no le es posible mantener esta posición, siendo perjudicial tanto para el bebé como para la persona que portea ya que hace que inconscientemente fuerce su propia espalda para contrarrestar la postura.

¿Qué beneficios tiene el porteo para el bebé?
Los bebés porteados lloran menos, regulan mejor su temperatura, duermen mejor, pueden ser amamantados en cualquier lugar, aprenden más, son más felices, se sienten queridos y seguros.

¿Qué beneficios tiene para el porteador?
El vínculo afectivo con los padres crece, el porteador tiene las manos libres para realizar cualquier tarea. Menos molestias de espalda o musculares de brazos, debido a que el peso se reparte correctamente y simétricamente en toda la espalda y recae principalmente en la cadera.

¿Qué porta bebés nos permiten portear de forma ergonómica?
Hay varios tipos de porta bebé. Mochila, fular elástico, fular tejido, ligeros, mei tai, bandolera. Es importante escoger el portabebé que se adapte a las necesidades del bebé y del porteador. Hay que tener en cuenta aspectos como la edad del bebé, durante cuanto tiempo vamos a portear y el clima.

En la publicación de la próxima semana seguiremos hablando de porteo. Hablaremos de los diferentes portabebés que podemos encontrar y como escoger un portabebé que se adapte a las necesidades de cada familia.